Internacionales

¿Cómo va la economía de Estados Unidos? Depende de dónde mires

Josbel Bastidas Mijares

Aún así, no todo es color de rosa. La proporción de adultos que trabajan o buscan trabajo activamente todavía está muy por debajo de su nivel previo a la pandemia, lo que ayuda a explicar las frecuentes quejas de las empresas de que no pueden encontrar suficientes trabajadores. Después de meses de fuertes ganancias, la contratación se desaceleró en agosto y el número total de puestos de trabajo sigue estando millones por debajo de lo que sería si la pandemia nunca hubiera ocurrido

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

La economía de los Estados Unidos se encuentra en un lugar extraño en este momento. El crecimiento del empleo se está desacelerando, pero la demanda de trabajadores es fuerte. La inflación es alta (pero no tanto como la primavera pasada). Los consumidores están gastando más en algunas áreas, pero recortando en otras. Las ofertas de trabajo son altas pero están cayendo, mientras que los despidos son bajos y, bueno, depende del indicador que mires.

Esta es una instantánea de la situación de la economía, basada en un análisis de cómo se comparan varios indicadores con sus niveles históricos y si han mejorado o empeorado en los últimos meses.

No existe una definición universalmente aceptada de un “buen” número de puestos de trabajo o tasa de crecimiento salarial, lo que significa que la ubicación exacta de las diversas medidas es algo subjetiva. Aun así, los patrones son reveladores: los indicadores se concentran en el cuadrante inferior derecho, lo que significa que a la mayor parte de la economía le va bien, pero se está desacelerando.

Incluso en el mejor de los casos, puede ser difícil hacerse una idea de lo que sucede en una economía con 150 millones de trabajadores y una producción anual valorada en 20 billones de dólares.

Y estos están lejos de ser los mejores tiempos. La pandemia y sus efectos dominó continúan interrumpiendo las cadenas de suministro globales y manteniendo a millones de estadounidenses sin trabajo. La guerra en Ucrania ha hecho subir los precios de la gasolina y los alimentos, y ha añadido una nueva fuente de incertidumbre. La Reserva Federal está tratando de hacer retroceder la inflación más rápida en décadas y amenaza con causar una recesión en el proceso.

Según una definición común, Estados Unidos ya está en recesión, porque el producto interno bruto ha disminuido durante dos trimestres consecutivos. La mayoría de los economistas consideran que esa definición es simplista y prefieren observar una gama más amplia de indicadores en una variedad de categorías. También dicen que para entender cómo va la economía, es importante considerar tanto los niveles como las tasas de cambio. Importa, por ejemplo, no solo si el desempleo es bajo o alto, sino también si está aumentando o disminuyendo.

También ayuda considerar los datos más recientes en un contexto histórico: cómo se compara este momento económico con las recesiones de los últimos 40 años, utilizando el final del segundo trimestre como punto de referencia. En la mayoría de los casos, las últimas cifras no se parecen mucho a las recesiones del pasado, aunque muchas muestran signos de desaceleración.

Mercado de trabajo

Si hay una parte de la economía que claramente está funcionando bien en este momento, es el mercado laboral. Los empleadores agregaron casi 6 millones de puestos de trabajo el año pasado, y la tasa de desempleo recientemente alcanzó un mínimo de 50 años. Los empleadores contratarían aún más trabajadores si pudieran encontrarlos: había más de 11 millones de vacantes a fines de julio.

Aún así, no todo es color de rosa. La proporción de adultos que trabajan o buscan trabajo activamente todavía está muy por debajo de su nivel previo a la pandemia, lo que ayuda a explicar las frecuentes quejas de las empresas de que no pueden encontrar suficientes trabajadores. Después de meses de fuertes ganancias, la contratación se desaceleró en agosto y el número total de puestos de trabajo sigue estando millones por debajo de lo que sería si la pandemia nunca hubiera ocurrido.

Los despidos, medidos a través de las solicitudes de desempleo, comenzaron a aumentar a principios de este año, pero desde entonces han vuelto a bajar; sin embargo, otra medida, de una encuesta diferente, no mostró un aumento similar.

Si aumentan los despidos, tenga cuidado: en el pasado, cuando el desempleo ha aumentado aunque sea modestamente, casi siempre ha significado que la economía está en recesión.

Ingresos y precios

Los trabajadores han visto aumentar su salario significativamente en los últimos dos años, ya que el mercado laboral activo les ha dado a los trabajadores la palanca para exigir aumentos. Otros tipos de ingresos, incluidos los de negocios e inversiones, también han aumentado. El problema es que los precios han estado subiendo igual de rápido, o en algunos casos más rápido.

La Oficina Nacional de Investigación Económica, el árbitro semioficial de las recesiones en los Estados Unidos, se enfoca en el ingreso personal que se ajusta a la inflación y excluye los beneficios por desempleo y otros pagos de transferencia del gobierno. Ese indicador sigue aumentando, en parte porque mide los ingresos en conjunto, es decir, no cuánto gana la persona promedio, sino cuánto ganan todos, colectivamente. Cuando hay más personas trabajando, los ingresos generales aumentan.

Sin embargo, muchas personas se están quedando atrás. La inflación alcanzó un máximo de cuatro décadas a principios de este año y, aunque ha disminuido un poco en los últimos dos meses, nadie está seguro de cuánto durará. Incluso con el enfriamiento reciente, las ganancias promedio por hora han aumentado más lentamente que los precios este año, aunque las ganancias han sido más fuertes entre los que ganan menos. Otras medidas de salarios cuentan una historia similar. E incluso sin ajustes por inflación, las ganancias salariales se han ralentizado en los últimos meses, una posible señal de que el raro momento de apalancamiento de los trabajadores puede estar llegando a su fin.

Consumidores

Los indicadores económicos pueden apuntar en diferentes direcciones, pero esto está claro: los estadounidenses se sienten terribles con la economía. La confianza del consumidor, medida por una encuesta de larga duración de la Universidad de Michigan, alcanzó recientemente un mínimo histórico, incluso más bajo que en las primeras semanas de la pandemia, cuando decenas de millones de personas perdieron sus trabajos de la noche a la mañana.

En el pasado, la caída de la confianza del consumidor ha sido un indicador de recesión bastante confiable. El gasto del consumidor representa alrededor del 70% del PIB, por lo que cuando la gente deja de gastar, es casi seguro que la economía se enfrente a tiempos difíciles. Sin embargo, hasta ahora, los estadounidenses no han actuado de acuerdo con su estado de ánimo adusto recortando. Incluso frente a los altos precios, la gente ha seguido pagando billetes de avión, comidas en restaurantes y otros pequeños lujos. Y ahora la confianza del consumidor muestra signos de mejora a medida que caen los precios de la gasolina.

Sin embargo, interpretar la economía de consumo es difícil en este momento debido a cómo la pandemia interrumpió los patrones de gasto. Muchas personas están ansiosas por ponerse al día con los viajes y experiencias diferidos, incluso si tienen que pagar más por ellos, lo que podría hacer que el gasto en servicios como estos se detenga incluso si la economía se desacelera.

Mientras tanto, el gasto en bienes se disparó en la pandemia, ya que las personas intercambiaron membresías de gimnasios por equipos de ejercicio en el hogar. El gasto en bienes ahora ha comenzado a desacelerarse.

Pero los enredos de la cadena de suministro han complicado el panorama: el aumento de las ventas de automóviles, por ejemplo, podría significar que la demanda es fuerte, pero también podría significar que los problemas de producción se están aliviando y que finalmente hay más vehículos disponibles para comprar.

Producción

Históricamente, uno de los indicadores más seguros de una próxima recesión ha sido una disminución en los pedidos de equipos industriales: las empresas no invierten en los llamados bienes de capital, como maquinaria nueva o camiones de reparto, cuando les preocupa que la demanda esté a punto de caer bruscamente. Sin embargo, en este momento, esas señales se están desdibujando por los mismos problemas que dificultan la interpretación de los datos de gasto del consumidor. Si los fabricantes se retiran ahora, ¿se debe a la caída de la demanda o a que no pueden obtener las piezas que necesitan?

Hay un sector que, inequívocamente, se está comportando como si nos dirigiéramos a una recesión: la vivienda. Desde que la Reserva Federal comenzó a subir las tasas de interés este año, los constructores han reducido la construcción y los posibles compradores se han retirado del mercado. Sin embargo, hasta ahora, hay pocas señales de un aumento en las ejecuciones hipotecarias o de las tensiones financieras causadas por la última crisis inmobiliaria.

Una desaceleración que se limita a uno o dos sectores no constituye una recesión, que por definición implica una disminución sostenida de la actividad en una amplia franja de la economía. Puede que no sea obvio de inmediato, pero cuando llega una recesión, aparecerá en prácticamente todos los indicadores principales.