Economía

Edadismo…,

Me ha hecho entrar en la tipica sala de juntas con mesa larga y 11 sillas y ha salido a por algo a un despacho anexo, me he sentado a esperarle con su permiso

Puedo asegurar que esto ocurre cada día en ESpaña y supongo que en muchos sitios del mundo laboral a nivel mundial, aunque supongo que ocurre más en Occidente.

Estoy apuntado hace tiempo al grupo Generación Savia, la energía de la sabiduría y es un buen sitio donde hablar de ese grave tema de racismo por la edad, dadas las mentes y colaboradores que se ocupan de intentar ayudar para que las personas de edad logremos trabajar.

Parece que exagero, pero si tienes la desgracia de perder tu empleo con más de 50 años, entras en un club de gente especial pero para mal.

Quiero decir que a partir de ese momento, sea cual sea tu sector, tu experiencia y tu formación será difícil que te contraten.

Has entrado en el poco glamuroso club del edadismo, tu edad va a jugar en tu contra por muchos factores pero ninguno es bueno.

Que si eres mayor, que si no merece la pena contratarte, que si querrás cobrar mucho más que cualquier otra persona más joven, que si patatín, que si patatán.

Las excusas son tantas como empresas contratadoras y como elegidores de perfiles, reclutadores; hay para todos los gustos pero ninguna de sus explicaciones parece plausible al respecto de las personas a contratar.

Hoy he tenido gracias al cielo una entrevista de trabajo a la cual he asistido con gran ilusión, como un niño con zapatos nuevos.

La empresa en si, la conocía por ser del mercado en el cual he trabajado muchos años tanto de un lado como otro, pues he sido representante y además he trabajado en una empresa minorista del sector, por lo cual mi conocimiento era doble, y por la edad triple.

Era en una empresa a la que he tenido que ir en coche a unos cuantos kilómetros de mi ciudad, lo cual no ha sido problema para mi.

He llegado con tiempo, como siempre hago y he esperado a la hora justa a la que me habían citado, y he entrado. He saludado a una señorita y me ha preguntado que quería.Le he dicho que había quedado a las 12 para una entrevista de trabajo, me ha indicado que subiera al primer piso y que esperara en una sala con sillones.

Me han recibido más de 20 minutos tarde de la hora a la que tenían que atenderme, lo cual no tiene importancia.

Salía entonces otro candidato con el que ha estado esos 20 minutos de más, y el headhunter lo despedía amablemente. He saludado educadamente y el joven reclutador me ha preguntado a quien buscaba. Le he dicho que preguntaba por el Sr. AL… me ha dicho que era él. Estupendo.

Me ha hecho entrar en la tipica sala de juntas con mesa larga y 11 sillas y ha salido a por algo a un despacho anexo, me he sentado a esperarle con su permiso.

Ha estado hablando con una persona unos minutos al parecer indagando quien era yo. Creo que ha habido algo de mala organización.

Ha entrado en la sala, me he levantado y le he dado la mano (el no iba a hacerlo) y me ha preguntado mi nombre, le he dicho como me llamo y ha buscado mi CV que tenía imprimido junto a otros.

Me ha preguntado someramente lo que había hecho, conforme iba leyendo mi CV el cual no había visto antes al parecer, pues se ve que la selección no la había hecho el supongo.

Le ha gustado mucho la acumulacion de mi experiencia laboral y ante sus preguntas he contado mis responsabilidades, labores y forma de trabajar, antes las cuales ha afirmado que eran muy interesantes. De momento perfecto. Viento en popa.

De pronto me pregunta mi edad, le digo los años que tengo y pone una cara como si tuviera delante a Tutankamón, la escribe encima de mi CV y la subraya como si fuera el quid de la cuestión.

Entonces ha empezado a balbucear y al final ha dicho que bueno que el lo máximo que se arriesgaría es a contratar a una persona hasta 50 años como mucho, y yo tenía más de esa edad… yo era una momía… era como un muerto viviente, ya parecía que estaba a punto de levantarse e irse…

¿Cuántos años tiene usted? Tropecientos… ¿y sigue vivo? ¿quiere trabajar en mi empresa? no hombre no…jajajaja Jubílese

He sonreido, le he dicho que estaba vivo, que tenía ganas de trabajar, que tenía fuerza y salud y que no había pensado nunca en la jubilación en absoluto y por eso estaba en esa entrevista.

Me ha dicho que lo entiende, pero que ese puesto de vendedor tiene un tiempo de formación de 1 año o año y medio, como diciendo que no merecía la pena invertirlo en una persona de mi edad.

Le he dicho que yo no necesitaba formación y que podía empezar al siguiente día sin pérdida de tiempo. Le he dicho que conocía perfectamente a que se dedicaba su empresa y tenía ideas claras de como vender más y mejor sus productos.

Le daba exactamente igual lo que le decía, sus normas eran no contratar a personas de más de 50 años. He pensado que podía ofrecerme a hacer otro tipo de trabajo de ventas o atención por medios telefónicos, por internet, redes sociales etc. y así se lo he dicho, explicándo que tenía experiencia en televenta y atención telefónica.

Ha dicho que ese trabajo sólo lo hacen en su empresa mujeres, ante lo cual me he reído y he preguntado si eso era machismo, feminismo o que era.

Ha reído (es joven y agradable) y ha dicho que me entendía, pero que era imposible, me ha dicho que su padre que tenía 65 años y se la jugaba que le ganara trabajando un joven de 20 años, pero se ve que yo no soy ese tipo de superhombre como su padre( o a lo mejor tampoco contrataba a su padre)

Viendo que el tema estaba ya finiquitado y que era una comunicación coloquial y llana de tú a tú, le he dicho que conocía su empresa, de la cual había sido cliente en una época laboral de mi vida.

Ha dicho ahhh muy bién…Entonces le he dicho que a su empresa le faltaba alma, que no comunicaban bien, que no conocían a sus clientes y que visitaban de uvas a peras o sea muy pocas veces al año o ninguna, y que tenían mucho que mejorar y que yo podía ayudarles, con dos cojones.

Le he contado para que lo supiera, pues era un niño de pantalón corto, que si yo tenía que llamar cada año a su empresa para pedir su catálogo y ofertas, algo mal estaban haciendo, y que yo podía ayudar a comunicar mejor con sus clientes, que me gustaba y sabía hacerlo.

El ha seguido riéndose y ya levantándose dando como finalizada le entrevista, me he levantado y le he dicho que me había hecho daño y que le faltaba calle, le he aconsejado que se informara mejor sobre el mundo de la venta, …

En España, no sólo no se respeta a las personas de edad, sino que además no tienen ni siquiera curiosidad de ver que es capaz de hacer por su empresa alguien que de frente y a la cara le dice a un empresario que puede ayudarle y que sabe como, son demasiado orgullosos y sobrados.

Le ha dado la mano apretando, por segunda vez, cosa que el no iba a hacer esa vez tampoco,   le he agradecido por su tiempo y me he ido alucinando de tan poca profesionalidad.

No me extraña que no me contraten, me molesta que no lo hagan por mi edad al verme fuerte y con ganas, con carácter y que teniendo mi CV, aunque no indicaba mi edad no hayan hecho el cálculo de mis años, pues indico los años de mis estudios y trabajos con pelos y señales.

No sólo no contratan a personas de más de 50 años, sino que además no les respetan. 

Muy mal (no digo el nombre de la empresa porque no merece la pena) nunca hago daño gratuitamente.

En fin… que tengo mi ética, no como ellos.

Buffffff